Análisis de Battle Riders
Lo mejor
  • Número de pruebas muy elevado.
  • La apariencia de los coches.
  • La Raygun.
Lo peor
  • Apartado técnico totalmente desfasado.
  • La banda sonora aburre al máximo.
  • ¡No tiene multijugador!
50%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Desde que Super Mario Kart hiciera su primera aparición allá por 1992, muchos han sido los videojuegos que han tratado de impregnarse de esa jugabilidad. Algunos lo han hecho con gran acierto, como el fantástico Crash Team Racing, otros han buscado suerte a través de temáticas futuristas como la saga WipEout, y en definitiva, se pueden contar por cientos los videojuegos que de una manera u otra han querido aprovechar esa vertiente arcade, repleta de acción y en la que los power-ups, la destrucción y conducir como un loco dejaban de lado a las sensaciones al volante más puristas.

Uno de esos videojuegos es Battle Riders, desarrollado por Valentin Ciampuru (OneManTeam), que llega al catálogo de Steam después de aparecer en 2015 en iOS. Sin duda, ahora mismo estaréis pensando si ese traslado de sistemas móviles a PC ha llegado de una forma bien trabajada o si se trata de un simple port, así que vamos a tratar esta y otras muchas cuestiones en su análisis.

Eventos para dar y tomar

En primer lugar vamos a ocuparnos del punto fuerte de Battle Riders: la cantidad de pruebas que nos ofrece. Sí, esto es lo mejor del juego, así que los palos los dejamos para más tarde. Como sucede en un buen número de títulos para móviles de conducción, Battle Riders cuenta con un modo Career en el que tenemos el objetivo de ir superando cada evento para desbloquear el siguiente. En este caso, el número de eventos asciende a 120 repartidos en tres tiers. Cada uno de ellos va a marcar la velocidad de los vehículos disponibles y la dificultad de las pruebas, segmentadas en cinco estilos bien reconocibles para los fans de este tipo de videojuegos.

Battle RaidersBattle Race es el modo estándar por así decirlo, una prueba frente a otros vehículos en la que gana el primero que llegue a meta o bien el único coche que sea capaz de sobrevivir, algo parecido a lo que sucedía en Carmageddon pero sin libertad de movimientos por el mapa ni atropellos salvajes. Survival viene a ser lo mismo, aunque si en Battle Race lo primordial es cruzar la línea de meta en primera posición, en este caso es acabar con todos los enemigos gracias al mayor número de power-ups repartidos por el circuito. Elimination nos propone evitar a toda costa cruzar la meta en la última posición, ya que en cada vuelta un coche será eliminado de la parrilla. Clean Race también nos invita a cruzar la meta en primer lugar, aunque en esta ocasión todo depende de nuestra pericia al volante y de aprovechar al máximo los turbos que encontremos. Por último, Time Trial nos reta a completar un número determinado de vueltas antes de que que finalice la cuenta atrás, el modo Contrarreloj de toda la vida, vaya.

Como imaginaréis, el modo Career ocupará gran parte de nuestro tiempo al contar con un número tan elevado de pruebas, pero también podemos disfrutar de eventos diferentes en el modo Challenge. En este caso, el objetivo no es el de sobrevivir o el de finalizar en primera posición puesto que estaremos solos en la pista, sino que la tarea es la de fijar la mejor marca. Time Attack mide nuestra capacidad para firmar la mejor vuelta posible a los jugadores, mientras que Minefield aparece como una prueba más complicada debido a que tenemos que recorrer el máximo número de metros en un circuito infestado de minas. El tercer modo de juego se titula Barrels, y en este caso el juego nos invita a derribar el mayor número de barriles en tres minutos, ya sea pasando por encima de ellos o cosiéndolos a tiros.

El modo Single Player viene a completar un catálogo de modos de juego en el que, inexplicablemente, no encontramos ningún modo multijugador. Sí amigos, aquí llega el primer batacazo de Battle Riders. Entendemos que la versión para iOS se centrara en pruebas de corta duración para disfrutar en los ratos libres, pero su paso al catálogo de Steam requería al menos ese esfuerzo, y es que un juego de este tipo sin modos de juego competitivos, aunque sea a pantalla partida, hace que pierda muchos puntos.

Mucho evento, poco power-up

Otro aspecto fundamental para este tipo de juegos es la variedad de los power-ups que podemos ir recogiendo por el camino, y una vez más nos encontramos con un catálogo demasiado escueto, aunque tiene su explicación. Durante cada carrera podemos encontrar Munición, Turbo y Salud. Sí, tres power-ups es una cantidad tremendamente reducida, pero tiene que ver con que el armamento de cada vehículo es elegido previamente. En un principio, cada coche llega equipado con dos potentes ametralladoras ligeras, pero posteriormente podremos ir desbloqueando lanzacohetes, minas, cargas EMP y la joya de la corona: el raygun. Ojo, que cada vehículo incorpora un par de armas y podemos escoger cuál de ellas irá incorporada a cada lado. Además, también tenemos la opción de canjear los créditos que consigamos por mejoras a nivel de motor y de defensa.

Para finalizar la descripción de todo lo que nos ofrece Battle Riders no podemos dejar de mencionar el catálogo de siete coches disponibles, los cuales iremos desbloqueando a medida que completemos eventos. Obviamente, vamos a pasar de un carro de polos hasta máquinas muy veloces y resistentes, pero para ello tendremos que tener una paciencia a prueba de balas. ¿Por qué? Sigue leyendo, que vamos a pasar a términos de jugabilidad.

Esto sigue pareciendo mi iPhone

Battle RaidersPasamos a hablar de la conducción, una clara vertiente arcade en la que prima la velocidad absurda, los derrapes y los choques. Una vez más notamos que Battle Riders parece un simple port de móviles a PC, puesto que el coche acelera solo y nosotros simplemente tenemos que frenar cuando sea necesario y disparar cada una de las armas que tengamos equipadas con su botón asignado. Eso sí, entrando en el menú de opciones podemos realizar una configuración más ajustada en la que somos nosotros los que nos ocupamos de acelerar. Mucho ojo con esto, sobre todo si jugáis con teclado, ya que es posible que os encontréis con algún problema debido a que habrá momentos en los que se necesitará tener pulsadas hasta cuatro teclas. Para los periféricos más modernos o los dedicados al gaming esto no supondrá ningún inconveniente, pero puede que algún jugador que cuente con un teclado de la época de los T-Rex sí sufra los inconvenientes de no poder pulsar varias teclas simultáneamente sin sufrir bloqueos.

En cuanto al apartado técnico, Battle Riders nos ofrece una de cal y otra de arena. Sin llegar a ser espectaculares, los vehículos cuentan con un diseño bien trabajado, con un buen nivel de detalles, pero no podemos decir lo mismo de los circuitos, demasiado sosos, repetitivos y carentes de unos fondos llamativos, limitándolo en muchas ocasiones a un par de muros para evitar una sensación de vacío todavía mayor. Eso sí, el facepalm nos lo llevamos con los efectos de los choques y las explosiones, dignos de los primeros juegos de PSOne.

El sonido del juego tampoco ayuda demasiado. El rugido de los motores de las bestias que manejamos no es ni mucho menos acorde con el potencial que aparentan, y los efectos para el armamento, ya sea a la hora de dispararlos o de impactar contra otros coches, es simplemente irrisorio. Por si esto fuera poco, la banda sonora carece de intensidad, con una mezcla de ritmos electrónicos y rockeros que parecen más dedicados a relajarnos que a sumergirnos en el ambiente de destrucción que vivimos en cada carrera.

Conclusión

Battle Riders es un port de móviles a PC correcto, sin más, una apuesta por la cantidad en detrimento de la calidad y la variedad. Sin duda, la obra de Valentin Ciampuru tiene como objetivo rellenar los ratos libres echando unas cuantas carreras, puesto que no ofrece lo suficiente como para ser un título al que dedicar un buen número de horas de juego continuo. Tanto el apartado técnico como la jugabilidad están a años luz de los que nos pueden ofrecer otros videojuegos del género, pero tampoco podemos pedir mucho más a un juego que ha sido diseñado por una sola persona y que tiene un precio de 7,99€. Si eres fanático de este tipo de juegos de conducción y buscas algo con lo que aprovechar pequeños ratos libres, Battle Riders puede ser la solución. Ahora bien, si eres un jugador que busca exquisitez y profundidad, ni te acerques…

Ficha Técnica de Battle Riders

  • Nombre: Battle Riders
  • Desarrollador: Valentin Ciampuru (OneManTeam)
  • Distribuidor: Steam
  • Plataformas: PC, iOS
  • Fecha de lanzamiento: 26/04/2017 (PC), 16/12/2015 (Última actualización iOS)
  • Género: Conducción, arcade
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Inglés
  • Web oficial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.