Análisis de Desync
Lo mejor
  • El estilo visual
  • La variedad de enemigos
  • Curva de dificultad bien preparada
Lo peor
  • La interfaz es mejorable
  • Un modo multijugador habría venido de perlas
73%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
78%

La desarrolladora The Foregone Syndicate se ha propuesto animarnos las sesiones de juego a base de sudar la gota gorda con Desync, un shooter con estética cyberpunk en el que destaca su ritmo frenético y, sobre todo, una dificultad absurda por momentos, un estilo que en los últimos tiempos está recibiendo una gran acogida en gran parte debido a la saga Souls. A pesar de sus carencias y de un apartado visual que no agradará a todos, no se puede negar que Desync es un juego entretenido, una buena apuesta para aprovechar los ratos libres que dispongamos y para demostrar que estamos hechos de otra pasta. Dicho esto, toca entrar en detalles.

Viajemos en el tiempo

Sin lugar a dudas, Desync bebe de grandes clásicos como Doom o Quake para ofrecernos una propuesta sencilla en su manejo pero compleja a la hora de superar cada nivel. El esquema de control apenas varía respecto al estándar de los juegos de disparos, y si hay algo que debemos tener en cuenta es que podemos llevar hasta cuatro armas para exterminar a las oleadas de enemigos que vendrán buscando nuestra sangre. Pistolas, escopetas o rifles automáticos componen un arsenal en el que tampoco encontramos ningún arma que destaque por su originalidad, todas ellas con dos tipos de disparos que debemos estudiar para darle el mejor uso posible y aprovechar sus cualidades ya sea en corta, media o larga distancia.

Además de las armas, también es conveniente conocer al dedillo cada escenario para sacar todo el provecho a las trampas o cualquier otro elemento que pueda jugar a nuestro favor (o en contra), aunque eso será imposible en la primera toma de contacto con ese nivel. ¿Qué quiere decir esto? Pues que el ensayo-error hace acto de presencia. Sí amigos, caer en combate es algo normal en este juego, y tan importante es tratar de sobrevivir como aprender el mapeado, la disposición de ataque de los enemigos y los momentos en los que aparecen los adversarios más duros.

Sí, los enemigos nos van a dar más de un dolor de cabeza. Si al principio apenas tendremos problemas para ir avanzando, la cosa se irá poniendo muy trompuda poco a poco debido a la aparición de una mezcla sanguinaria de enemigos que atacan cuerpo a cuerpo con otros que disparan todo tipo de proyectiles. Por si esto fuera poco, algunos también cuentan con habilidades que les van a permitir modificar su posición o quitarnos vida, todo un marrón si tenemos en cuenta que con cuatro o cinco golpes que recibamos estaremos mordiendo el polvo.

Por suerte, antes de comenzar cada nivel vamos a tener la oportunidad de mejorar las prestaciones de nuestro personaje a través de unas consolas en las que podemos desbloquear ciertas ventajas que se verán manifestadas dependiendo de requisitos como realizar combos o eliminar a ciertos enemigos. Aumentar la vida, la velocidad de movimiento o la potencia de fuego serán indispensable para afrontar con algo más de seguridad cada nivel a medida que vayamos avanzando, y es que el pico de dificultad será insostenible si no potenciamos a nuestro personaje.

Desync

Ojito con el Final Boss

En la introducción he mencionado la saga Souls, juegos que poco tienen que ver con Desync en su estilo, pero sí vamos a encontrar ciertas similitudes en ciertas misiones especiales. Los jefes finales de este juego nos van a suponer un dolor de cabeza continuo, y no solo por su tremenda resistencia, ya que sus patrones de movimiento y ataque irán variando a medida que vayamos debilitando su barra de vida. De este modo, es prácticamente imposible acabar con ellos en el primer intento, por lo que una vez más la tónica será la de aprender la manera de esquivar sus embestidas y hallar la forma de hacerle pupa sin que nos suelte un buen mamporro.

Además, las Aberration Zone nos dejarán disfrutar de niveles en los que se mantiene el objetivo de despejar el escenario pero en este caso con la ayuda de ciertos ítems especiales o el uso de dos armas simultáneamente, una experiencia aún más frenética si cabe.

Revisado el apartado jugable, toca echar un vistazo a su impactante esquema gráfico. Desync apuesta por un estilo cyberpunk que nos recordará a Tron de manera irremediable gracias a una paleta de colores en la que se mezclan los fondos oscuros con estructuras y enemigos delineadas por tonos muy chillones. Además, los efectos de granulado y desenfoque nos transportan a los años 80, todo un acierto para enganchar a los jugadores más veteranos que no tendrán problema en darle una oportunidad a un juego que escapa de esa espectacularidad gráfica tan requerida en esta generación. Ojo, que esto no quiere decir que Desync sea un juego feo a nivel visual, todo lo contrario.

Como única pega para los gráficos, es necesario señalar que los menús e interfaz son un tanto confusos, difíciles de visualizar teniendo en cuenta el altísimo ritmo con el que se desarrolla cada partida, y eso en ocasiones nos dejará vendidos sin saber cuánta vida nos queda y cómo vamos de munición. Vale, podemos pararnos un segundo y mirarlo con detenimiento, pero eso supondrá recibir daño o directamente caer eliminado.

En cuanto a la banda sonora del juego, los sintetizadores no podían faltar para completar esta experiencia retro, ritmos muy ágiles que ayudan a crear esa atmósfera frenética que nos acompaña desde los primeros minutos de juego.

Conclusión

En definitiva, Desync aparece como una nueva apuesta por la dificultad extrema que será bien apreciada por los jugadores hardcore pero que, obviamente, no acabará de agradar al grueso de usuarios que buscan diversión sin sufrir en exceso. The Foregone Syndicate ha hecho un trabajo magistral a nivel audiovisual para transportarnos en el tiempo, y también ha establecido unos niveles de dificultad que se adaptan al progreso de nuestro personaje, una curva muy bien llevada que nos permitirá aprender poco a poco cada aspecto jugable para después soltarnos a los leones.

Si no tenéis problema en disfrutar de juegos con estética retro lo pasáis en grande con pruebas que alcanzan la locura, y os importa más bien poco eso de repetir 40 veces cada nivel hasta que por fin podáis superarlo, Desync os sacará una sonrisa de oreja a oreja. Ah, y todo por un precio muy competitivo de 14,99€.

Desync

Ficha técnica de Desync

  • Desarrollador: The Foregone Syndicate
  • Distribuidor: Adult Swim Games
  • Plataformas: PC
  • Fecha de lanzamiento: 28/02/2017
  • Género: Shooter
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Inglés
  • Web oficial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.