Se acerca el final de este 2017, y no podíamos echar el cierre sin un nuevo análisis de hardware. En esta ocasión, os vamos a mostrar todos los detalles del teclado Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition V2, nueva edición de esta edición compacta que tiene como puntos fuertes los Razer Mechanical Switches y, cómo no, el espectacular sistema de iluminación Chroma. Venga, pasamos a analizar este periférico, no sin antes agradecer a Razer la cesión del producto para su testeo.

UNBOXING

Como no podía ser de otra forma, el teclado Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition V2 llega en una caja de cartón resistente decorada con los típicos colores negro y verde. En su cara frontal podemos ver una imagen del propio periférico, mientras que los laterales y posterior del embalaje quedan dedicados para mostrarnos algunas de las características más relevantes.

Una vez abierta la caja, podemos ver el teclado perfectamente protegido por espumas en los laterales y una tapa de plástico duro en la parte superior, así como el cable USB, el reposamuñecas y las tarjetas de agradecimiento, instrucciones y pegatinas habituales.

CARACTERÍSTICAS

Bien, ya tenemos el teclado entre manos, y lo primero que sorprende es su tamaño, con dimensiones de 366 x 154x 39 mm ampliables a través del reposamuñecas. Eso sí, sus pequeñas dimensiones no deben confundirnos, puesto que su peso de 950 gramos ofrece toda la robustez necesaria, datos más acordes a teclados de formato completo.

La ausencia de teclas multimedia hace que cualquier actividad como subir/bajar volumen, grabación de macros o modo gaming pase por la combinación de la tecla Fn con las teclas F1-F12, todas ellas perfectamente detalladas con sus respectivos iconos.

Antes de pasar a lo verdaderamente interesante, debéis saber que el teclado Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition V2 cuenta con una conexión miniUSB en la parte posterior, así como patas en la base para aumentar su altura y acomodarlo a nuestro gusto y gomas para asegurar aún más su sujeción y evitar movimientos inoportunos.

Ahora sí, vamos con los interruptores Razer Mechanical Switches. Para este periférico, podremos encontrar las versiones Green, Yellow y Orange, cada uno de ellos con sus propias características en materia de pulsación y sonido, pero con el punto en común de una autonomía de hasta 80 millones de pulsaciones, y tecnología antighosting de 10 teclas, además de iluminación LED en cada tecla con 16,8 millones de colores disponibles.

CONEXIÓN AL PC

Llega el momento de comprobar si este periférico está a la altura de lo que suele ofrecer la marca californiana. La configuración Ciclo Spectrum hará acto de presencia en cuanto lo conectemos a nuestro equipo, pero será a través del software Synapse 2.0 cuando podremos sacarle todo el partido y aprovechar al máximo sus particularidades. A partir de ese momento tendremos un buen abanico de posibilidades, tales como aprovechar las configuraciones de iluminación predefinidas, crear nuestros propios esquemas visuales, elegir las teclas que quedarán desactivadas con el Modo Juego, o gestionar macros, así como consultar las estadísticas en caso de que seamos de esos usuarios que quieren tener todo bien controlado.

Para las pruebas, hemos echado unas cuantas horas con diversos videojuegos, así como con tareas de ofimática, y las impresiones a nivel general han sido más que buenas. En el enfoque gaming, su tamaño reducido puede parecer incómodo en un principio, pero lo cierto es que tardaremos poco en acostumbrarnos y nos daremos cuenta de que su comodidad y ergonomía está fuera de toda duda.

A la hora de escribir, la ausencia del teclado numérico puede ser el mayor hándicap para aquellos que están acostumbrados a usarlo, pero salvando este detalle, también podemos afirmar que se trata de un periférico que cumple a la perfección con este cometido, muy agradable al tacto y ágil para los usuarios que necesitan un teclado que responda a la perfección de cara a la redacción de artículos o cualquier otro texto.

Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition V2

CONCLUSIÓN

El teclado Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition V2 vuelve a demostrar el buen hacer de Razer con sus periféricos para jugadores. Su tamaño reducido puede resultar algo incómodo para los que están acostumbrados a teclados estándar, pero la adaptación es muy rápida y, salvo aquellos acostumbrados al teclado numérico, será aprovechado al máximo desde las primeras horas de uso.

Por supuesto, los interruptores mecánicos de Razer funcionan a la perfección y hacen que las sesiones de juego fluyan sin mayores problemas, y el reposamuñecas viene a completar un set a tener en cuenta tanto por jugadores como para aquellos que buscan un teclado de máxima calidad para sus tareas ofimáticas. Eso sí, el precio oficial de 149,99€ puede que sea un tanto elevado, pero también debéis ser conscientes de que será rápidamente amortizado en cuanto comencéis a disfrutar de sus posibilidades.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.