Análisis de Snake Pass
Lo mejor
  • Las físicas de Noodle.
  • Una apuesta muy original dentro de su género.
Lo peor
  • Duración demasiado limitada.
  • Los controles son algo liosos en las primeras partidas.
79%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
45%

Los juegos de plataformas en 3D están viviendo una nueva juventud, y no son pocas las propuestas que vamos a tener disponibles durante 2017. Una de ellas es Snake Pass, aventura creada por Sumo Digital y protagonizada por la serpiente Noodle y el colibrí Doodle. Juntos surcarán un número algo limitado de niveles en los que el jugador tendrá que mostrar sus aptitudes con el gamepad si quiere que la divertida serpiente alcance su objetivo. Venga, un vistazo al tráiler y empezamos con el análisis para la versión de PlayStation 4.

Lo primero que debe quedar claro es que Snake Pass es un plataformas atípico, bastante diferente al resto de propuestas de este género, y la razón principal es que Noodle no tiene la capacidad de saltar. ¿Esto hace que sea un error catalogarlo como un juego de plataformas? Ni mucho menos, ya que sí contiene el resto de cualidades que hemos podido ver en tantos y tantos plataformas 3D. El objetivo de cada uno de los quince niveles es llegar desde un punto de salida al destino marcado. Puede parecer un tanto obvio y simplón, pero hay que contar con las particularidades del movimiento de Noodle, ya que en ocasiones tendremos que partirnos bastante el coco para adivinar cómo superar ciertos obstáculos.

Como decíamos, Noodle no tiene la capacidad de saltar, y ese factor complica mucho la tarea de solucionar algunos puzles y, sobre todo, de sortear algunos precipicios. Como buena serpiente, la capacidad de enrollarse a ciertos elementos tales como cañas de bambú o piedras es básica para superar cada escollo, y también es necesario aprovechar su capacidad de nadar. En caso de que estemos totalmente bloqueados y no encontremos la forma de continuar, nuestro compañero Doodle nos echará una mano con ciertos movimientos como levantar el cuerpo de Noodle con su pico.

Pongamos las cosas difíciles

Análisis de Snake PassEn materia de jugabilidad, Snake Pass presenta unos patrones bastante sencillos que ayudan en todo momento a que cumplamos el objetivo marcado de cada nivel, que no es otro que el de recoger unas piedras de colores que habilitarán un portal en el que seremos transportados al siguiente nivel. Esto significa que Noodle tiene absoluta libertad para recorrer cada nivel mientras recoge piedras, resuelve puzles y obtiene todo tipo de ítems que nos pueden venir de maravilla.

Como podréis comprobar, Snake Pass carece de toques originales en el desarrollo de la partida, pero ese toque único y genuino se lo da nuestra querida serpiente y su forma de llegar a cada zona, un punto de vista diferente que deja de lado la teórica sencillez de sortear obstáculos a base de saltos para encontrar la forma más fiable de ir reptando hasta encontrar el camino adecuado, algo que en ocasiones no será nada sencillo, tanto por las particulares características de Noodle como por un control que en ocasiones nos va a dar algún que otro dolor de cabeza.

Análisis de Snake Pass

Todo es cuestión de adaptarse, pero lo cierto es que resulta curioso que con un botón hagamos que la serpiente avance y con el stick izquierdo controlemos la dirección, como si de un juego de conducción se tratara. Aun así, a través del menú de opciones es posible cambiar este esquema, pero como decimos, al final es cosa de echar unas cuantas partidas hasta que consigamos adaptarnos. Ojo, que esto no es todo. Hacer que la serpiente escale por algunos obstáculos requiere que pulsemos otro botón para que levante su cabeza y de ese modo comience su ascensión, mientras que en otros momentos necesitaremos un poco más de velocidad, para lo cual tendremos que realizar el típico zig-zag. ¿Complicado? Sí, al principio, pero no deja de ser algo bastante novedoso, algo que se agradece.

Además, el periodo de adaptación a este esquema de control hace que la duración de Snake Pass aumente, porque lo cierto es que yendo al grano y dejando de lado ítems y coleccionables, en unas cuatro-cinco horas lo habremos completado. Sacarle todo el jugo a este juego requiere de echarle paciencia, recoger todo lo que haya repartido en cada nivel y, por qué no, aprovechar los modos de juego que se desbloquearán posteriormente.

Un movimiento sexy

Ahora bien, el verdadero punto fuerte de Snake Pass está en su apartado técnico. Aunque los niveles son algo reducidos en cuanto a extensión, el colorido de cada uno de ellos es espectacular, así como la cantidad de objetos que los decoran, evitando de esa forma cualquier sensación de vacío que sí se muestra en otros videojuegos de estas características. Eso sí, la matrícula de honor se la llevan las físicas implementadas para Noodle, un trabajo verdaderamente espectacular que nos ha dejado con los ojos como platos desde la primera partida.

La banda sonora no llega a esas cotas magistrales de calidad, pero sí que acompaña perfectamente en todo momento, con ritmos muy animados que nos recuerdan a los grandes clásicos de plataformas de Nintendo.

Conclusión

En definitiva, Snake Pass es una oferta novedosa y refrescante dentro del género plataformero, una nueva muestra de por qué Sumo Digital es una de las desarrolladoras mejor valoradas por los jugadores. A pesar de que los controles puedan hacerse complicados al principio, en unas pocas partidas estaremos en total disposición de recorrer todos y cada uno de los quince niveles que componen este juego mientras nos maravillamos con su espectacular apartado visual y, sobre todo, con los movimientos de Noodle. Si te gustan los plataformas 3D y buscas algo diferente, no deberías perder de vista este juego.

Análisis de Snake Pass

Ficha técnica de Snake Pass

  • Nombre: Snake Pass
  • Desarrollador: Sumo Digital
  • Distribuidor: Digital
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC
  • Fecha de lanzamiento: 29/03/2017
  • Género: Plataformas
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Castellano
  • Web oficial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.