Análisis de Mutant Year Zero: Road to Eden
Lo mejor
  • El apartado jugable consigue todo lo que se propone y aún con una derrota siempre deja ganas de intentarlo de nuevo.
  • El uso de la iluminación acompaña de manera estupenda la nocturnidad en la que se desarrollan la mayoría de escenarios.
  • Curva de dificultad bien lograda, asequible para los jugadores más nuevos y capaz de presentar grandes retos a los más veteranos del género.
Lo peor
  • La necesidad de contar una historia reduce el abanico de personajes disponibles y la variedad para conformar tu grupo ideal.
  • Algunas animaciones no están todo lo pulidas que podrían estar.
  • Pequeños problemas de rendimiento y bajadas de FPS.
79%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
82%

La nueva desarrolladora The Bearded Ladies, formada por antiguos diseñadores de Hitman y Payday, nos trae una nueva propuesta al género de estrategia por turnos colonizado por el grandísimo XCOM. Mutant Year Zero: Road to Eden logra sentirse familiar y novedoso a la vez, utilizando todo lo bueno que aprendió de títulos anteriores e incorporando el sigilo y la exploración como las nuevas mecánicas que ayudan a conformar su jugabilidad.

Sobrevive un día más

La humanidad ha cambiado, era cuestión de tiempo, claro; una crisis económica mundial, la tensión entre las antiguas y las nuevas superpotencias y una enfermedad implacable arrasaron con la vida tal y como la conocíamos. La Tierra sigue en pie, pero la naturaleza se ha apoderado de las ciudades y el viento de las calles vacías. Los humanos desaparecieron, y ahora la Tierra está plagada de mutantes, una mezcla entre humanoides deformes y animales. Seres nada deseables que rebuscan entre los restos de la civilización con la esperanza de encontrar algo que llevarse a la boca.

Nuestros personajes, no mucho más diferentes, unos mutantes extraordinarios obligados, gracias a sus aptitudes, a formar parte del equipo especial de Merodeadores. Ellos son los encargados de ir y buscar los recursos para que todo en el Arca funcione. Son la principal y única entrada de suministros, pero claro, una tarea complicada cuando normalmente salir fuera del Arca es sinónimo de muerte.

Exploradores en busca de esperanza

Antes de ponernos con la mecánica central, que son por supuesto los combates, Mutant Year Zero: Road To Eden nos plantea una nueva mecánica poco vista en títulos de este estilo y que implementa con unos resultados más que satisfactorios: la exploración.

La recolección de loot no solo se obtiene por niveles o de los drop de enemigos caídos como es habitual; buscar en cada esquina del mapeado se vuelve una tarea de gran importancia. Esta mecánica funciona a la perfección en dos niveles. Primero, a nivel argumentativo, ya que enfatiza la idea de la catástrofe en la que se encuentras los personajes. El juego te hace consciente de que tomas el papel de los Merodeadores, unos carroñeros en busca de cualquier tipo de recurso útil. Segundo, a nivel jugable, puesto que la exploración nos será útil para conseguir chatarra, piezas de armas, botiquines y demás objetos que serán más que necesarios si queremos seguir con vida.

Estrategia por turnos y sigilo

Mutant Year Zero: Road to Eden introduce el sigilo como una parte muy importante de su componente táctico. No es novedad que tomar la mejor posición con respecto a zonas de cobertura, spots elevados y flanqueos es algo primordial. Pero esta mecánica, junto con la exploración, añaden una nueva capa de profundidad al planteamiento de los combates. Estando en modo exploración y siendo sigilosos podemos determinar los parámetros de patrullaje de los enemigos, estudiar el terreno y realizar un ataque por sorpresa en el momento más adecuado.

Para coordinar todo esto, Mutant Year Zero: Road to Eden pone a nuestra disposición un grupo de tres mutantes con sus diferentes ramas de habilidades y estadísticas, y un control absoluto sobre todos ellos. De esta manera, nos será sencillo posicionar al personaje con mayor blindaje en el frente de la batalla, mientras que el resto se acomoden en posiciones que se adapten mejor a sus características.

Estas facilidades que otorga Mutant Year Zero: Road to Eden para darnos el poder de elegir cómo queremos afrontar los combates, es decir, emboscar en lugar de ser emboscados, son más que necesarias, ya que los enemigos, además de superarnos normalmente en número, presentan una inteligencia artificial bastante dura de pelar y una gran variedad. Fijar como blancos prioritarios a aquellos que se separan demasiado del grupo es una táctica a la que tuve que recurrir en varias ocasiones para reducir su número, ya que si se es lo suficientemente letal y silencioso podremos evitar que alerten a sus compañeros antes de morir.

¡¿Dónde hay un médico?!

Dicen que en la variedad está el buen gusto, y en este caso equipar a nuestros protagonistas con armas que se complementen es de gran ayuda. La utilidad, como siempre, también es bienvenida. Las granadas que no falten, pero desde luego que lo verdaderamente imprescindible son los botiquines. Salir sin un buen equipo médico es completo suicidio.

En más de una situación nos veremos en la necesidad de salvar a un compañero caído, o incluso de sanarnos antes de que eso suceda. Si la desventaja numérica ya era un problema, perder compañeros no sería desde luego una solución. Además si esto sucediese, dispondremos de un número limitado de turnos para alcanzar a nuestro compañero antes de que se desangre, y si no consiguiésemos alcanzarlo pues bueno, entonces es que sois unos estrategas excelentes para apañaros solo con dos miembros.

Las profundas charlas de Dux y Bormin

En el aspecto narrativo, Mutant Year Zero: Road to Eden resalta en relación al resto de juegos de su tipo. Gracias a los momentos pausados que se consiguen con la exploración, existen muchos momentos que son la antesala perfecta para diferentes diálogos entre los carismáticos personajes. Estas conversaciones, unas más profundas y otras más cómicas, siempre arropan el argumento principal y amenizan el viaje.

Por otro lado, la trama principal se cuenta a través de imágenes acompañas de unas voces más que decentes. A pesar de ser una narrativa basada en comunes clichés, el resultado es lo suficientemente satisfactorio como para no entorpecer al conjunto total del título.

La fuerza de la naturaleza

En cuanto al aspecto visual, los gráficos no se quedan atrás. Los entornos que componen cada zona del videojuego tienen unos acabados estupendos, el mundo creado se siente vivo incluso teniendo en cuenta el moderado tamaño de sus zonas. Todo, vegetación, enemigos y personajes, consiguen fundirse y hacerse sentir parte de un mismo todo.

Los mutantes están lejos de ser el mutante de nuestros sueños, quiero decir, un hombre pato y un hombre cerdo/jabalí no es el mutante ideal del Profesor Xavier, pero aun así, con una idea tan básica, han conseguido unos personajes llenos de personalidad. Puede que Selma, la tercera componente del grupo, se haya llevado la peor parte, y es que siendo uno de los personajes principales es el menos carismático y con peor acabo visualmente, pero aun así, ¿qué importa todo eso cuando ves la fuerza de la naturaleza expandirse sin ningún tipo de oposición? Hay algo reconfortante en ver cómo la vegetación se ha comido los edificios por alguna razón.

Conclusión

Mutant Year Zero: Road to Eden ha sido una de mis sorpresas este año, un título que incorpora con unos resultados sobresalientes unas mecánicas poco utilizadas en los videojuegos de estrategia por turnos. No puedo decir otra cosa que, aún sin ser una obra perfecta, recomiendo totalmente este videojuego. Si sois amantes de la estrategia, Mutant Year Zero: Road to Eden es vuestro nuevo tablero de ajedrez.

Ficha técnica de Mutant Year Zero: Road to Eden

 

  • Desarrollador: The Bearded Ladies
  • Distribuidor: Funcom
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC
  • Fecha de lanzamiento: 04/12/2018
  • Género: Estrategia por turnos
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano.
  • Web oficial

Una Respuesta

  1. Mar y Ano
    Mar y Ano

    Yo soy un gran seguidor de los Xcom, también yo soy un gran seguidor de los juegos de exploración, por supuesto yo soy un gran aficionado a los juegos de gestión de recursos y yo he disfrutado siempre como un bebé de unos personajes carismáticos.

    Por lo que puedo decir que: Yo si puedo, yo me lo compro.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.