Han pasado muchos meses desde que os hablamos por primera vez de la tecnología HyperFlux de Razer. Exactamente, fue en el mes de enero cuando os mostramos sus particularidades, las mismas que la llevaron a ser galardonada como mejor producto del CES 2018, y ahora ha llegado el momento de poder echarle el guante gracias al pack Razer Mamba HyperFlux, en el que vienen integrados el ratón Razer Mamba HyperFlux y la alfombrilla Razer Firefly HyperFlux. Vamos a echar un vistazo en profundidad a este producto, no sin antes agradecer a Razer su cesión para realizar este análisis.

UNBOXING

El pack Razer Mamba HyperFlux llega presentado en una caja de cartón con los colores negro y verde predominando, con espacio para algunas de las tonalidades disponibles con el sistema Chroma integrado en estos periféricos. La parte trasera queda reservada para las especificaciones más interesantes, con especial énfasis en la tecnología HyperFlux.

Una vez que procedemos a abrir la caja, encontramos el ratón perfectamente protegido por una capa gruesa de poliespan, y a su lado tenemos los manuales de usuario y pegatinas típicas de Razer. Si levantamos el marco de poliespan encontramos la alfombrilla Razer Firefly HyperFlux y un cable USB que va a sorprender a propios y extraños, ya que la conexión a la alfombrilla es exclusiva, lo que hace inviable la posibilidad de utilizar cables convencionales.

CARACTERÍSTICAS

Como imaginaréis, el análisis de este producto irá dividido en dos partes, de modo que vamos a empezar con el ratón Razer Mamba HyperFlux. Sus dimensiones de 124,7 x 70,1 x 43,2 milímetros y peso de 96 gramos hacen de él un ratón muy cómodo y ligero, cifras que sorprenden al tratarse de un ratón inalámbrico. Esta reducción de peso es debida a la ausencia de la batería en su interior, puesto que el sistema de carga de produce por inducción electromagnética. Esto quiere decir que es totalmente imprescindible su uso junto con la alfombrilla incluida, ya que la autonomía sin ella es menor a los 30 segundos.

Otro de los puntos fuertes del Razer Mamba HyperFlux es la presencia de los Razer Mechanical Mouse Switches, con los que se consiguen pulsaciones y tacto sensacionales para cualquier tipo de tarea. La rueda engomada que los separa también ofrece buenas sensaciones, ya sea al subir y bajar o al pulsarla, y debajo tenemos dos botones más para modificar los DPIs.

El lado izquierdo queda reservado para los dos botones avanzar/retroceder, además de un botón más pequeño con el que podemos ir cambiando los perfiles que hayamos salvado previamente. En cuanto al agarre, tanto el lado izquierdo como el derecho cuentan con una superficie engomada que favorece el agarre del periférico y evita cualquier movimiento inoportuno durante las partidas.

La parte inferior del ratón cuenta con un sensor óptico 5G capaz de alcanzar los 16.000 DPIs, una cifra de escándalo con la que obtendremos gran precisión de movimientos, así como tres deslizadores que también aportan su granito de arena para que los movimientos sean lo más suaves posibles. Por último, tenemos un conector USB en la parte frontal en caso de que el sistema HyperFlux sufriera algún tipo de rotura. Eso sí, este USB es el mismo que ya comentamos más arriba, así que mucho ojo porque es exclusivo de Razer.

Pasamos a la alfombrilla Razer Firefly HyperFlux, imprescindible en este combo si queremos utilizar el ratón de forma inalámbrica. Esta alfombrilla/base de carga cuenta con unas dimensiones de 355 x 282,5 x 12,9 milímetros, tamaño más que suficiente como para maniobrar con comodidad sea cual sea el juego o actividad que desempeñemos. Cabe decir que es reversible, con dos caras bien diferenciadas y enfocadas a control o movimientos ágiles, de modo que cada jugador tendrá que elegir la que más se adapte a sus necesidades.

Por supuesto, la base llega engomada para que la alfombrilla no se mueva de su sitio en ningún momento, y algo que nos ha sorprendido gratamente es la iluminación aprovechando el sistema Razer Chroma, ubicada en el borde inferior de Razer Firefly HyperFlux, con la que podemos conseguir crear una gran atmósfera junto con el ratón.

A la hora de cargar la alfombrilla, tenemos en la parte frontal el conector para el cable USB exclusivo, única forma de hacer que la tecnología HyperFlux funcione.

CONEXIÓN AL PC

Como ya imaginaréis, el software Synapse 3.0 de Razer vuelve a hacer acto de presencia. Su instalación es prácticamente obligatoria si queremos sacarle todo el jugo al Razer Mamba HyperFlux, ya que a través de este programa podemos configurar 10 acciones del ratón y guardar diferentes perfiles para utilizarlos dependiendo del videojuego o aplicación. La pestaña de rendimiento también es de uso obligatorio, puesto que en ella vamos a modificar los DPIs con saltos de 1 en 1, lo que ofrece una precisión superior a los de 100 en 100 habituales. Además, la modificación se puede ejecutar de forma independiente para cada eje, y también podemos variar la frecuencia de muestreo y la aceleración de movimiento.

Por supuesto, la iluminación es parte importante en las opciones de personalización de este combo, con varias opciones predefinidas a nuestra disposición, así como la posibilidad de diseñar nuestros propios patrones de iluminación, algo con lo que podemos estar trasteando durante horas.

CONCLUSIÓN

El pack Razer Mamba HyperFlux es un cúmulo de sensaciones encontradas. Por un lado, no cabe duda de que estamos hablando de un ratón de gran calidad, con un sensor óptico de primer nivel y esos switches mecánicos de Razer que tan buen resultado dan. Además, la inclusión de la tecnología HyperFlux es un gran punto a su favor, una muestra más de que la marca californiana apuesta claramente por productos innovadores.

En lo negativo, entendemos que al tratarse de una tecnología propia Razer quiera guardarse las espaldas, pero el hecho de haber incluido USB exclusivos es algo que puede echar para atrás a más de uno, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un producto con un precio oficial de 279,99€, principalmente motivado por la presencia de dos periféricos y la tecnología HyperFlux. Así, muchos optarán por la compra directa del ratón Razer Mamba Wireless, aunque una cosa debe quedar clara: Razer Mamba HyperFlux es un auténtico pepinazo en términos de calidad y tecnología. En vuestras manos queda dar el salto al futuro o manteneros en las tecnologías más habituales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.