Buscar un ratón que se adapte a nuestras necesidades siempre es una tarea ardua. Calidad del sensor y ergonomía son dos aspectos indispensables en esa búsqueda, sin olvidar los botones laterales, siempre útiles de cara a agilizar nuestros movimientos durante la partida. Pues bien, Razer se ha sacado de la manga el Razer Naga Trinity, un “todo en uno” al que debéis echar un vistazo, puesto que, al hecho de llegar bajo la denominación Naga y a la presencia del mejor sensor óptico del mercado, se suma la posibilidad de cambiar las botoneras laterales, de modo que podremos sacarle todo el partido independientemente del género elegido para nuestras partidas.

Arrancamos nuestro análisis del ratón Razer Naga Trinity, como siempre agradeciendo a Razer la cesión del producto para su testeo.

UNBOXING

Como siempre, el periférico llega presentado en una caja de cartón decorada con los colores corporativos de Razer. En la parte frontal podemos visualizar el Razer Naga Trinity con las diferentes configuraciones de botones, mientras que la cara posterior queda reservada para la muestra de las especificaciones más relevantes. Una vez abierto el embalaje, encontramos el ratón perfectamente protegido por una cubierta de plástico duro, y en su interior, además del periférico, están incluidos los típicos manuales, tarjeta de agradecimiento y pegatinas de la marca californiana.

CARACTERÍSTICAS

Pasamos a echar un vistazo a las especificaciones del Razer Naga Trinity. Si habéis visto o poseído algún ratón de esta serie, comprobaréis que mantiene los rasgos a nivel de diseño de sus antecesores, lo que no evita ciertos cambios y la búsqueda de la innovación a través de esos paneles intercambiables. Como siempre, empezamos con sus dimensiones y peso, un tamaño de 119 x 74 x 43 milímetros y peso de 120 gramos que se combinan a la perfección con un diseño cómodo que apenas genera cansancio después de varias horas de juego.

La parte superior está integrada por dos botones de cómoda pulsación gracias a los switches de Razer y Omron, cuya durabilidad asciende a las 50 millones de pulsaciones. La rueda llega engomada y también nos deja buenas sensaciones, ya sea en los movimientos hacia arriba y abajo o en desplazamientos laterales. Por último, debajo de la rueda encontramos dos botones adicionales con los que modificar los DPI.

Razer Naga TrinityEn esta ocasión vamos a dejar para el final la cara lateral izquierda, ya que se presenta como la más interesante del Razer Naga Trinity, por lo que vamos a la parte inferior. En ella tenemos un sensor de 16.000 DPI con aceleración de 50G y frecuencia de muestreo de 450 IPS, sin duda, el más potente del mercado. Además, tenemos disponible un botón para cambiar entre los diferentes perfiles que hayamos almacenado en la memoria del propio ratón.

Ahora sí, vamos con el lateral izquierdo. Como bien sabréis, hay ciertos videojuegos en los que se agradece contar con un número elevado de botones, pero también es verdad que puede llegar a ser molesto para otro tipo de actividades. Por este motivo, Razer ha tirado de ingenio para ofrecernos tres paneles laterales totalmente diferentes, tanto en diseño como en cantidad de botones disponibles. Para un uso estándar contamos con un panel de dos botones, mientras que los aficionados a los shooters, los RPG o los MOBA sacarán todo el jugo a los otros dos paneles, uno de ellos con siete botones y el otro con doce. La retirada y colocación de estos paneles es sencilla y eficiente gracias a su anclaje magnético, así que no hay excusa para disfrutar del ratón al máximos sea cual sea la actividad que estemos desempeñando.

CONEXIÓN AL PC

Para sacar todo el jugo al Razer Naga Trinity vamos a requerir el uso sel software Razer Synapse 3.0, esencial para configurar a nuestro gusto todas las opciones incluidas y crear los perfiles que más se adapten a nuestras necesidades. Tras la instalación del firmware, algo que nos llevará unos pocos segundos, pasamos a la primera ventana de configuración, en la que podemos asignar las acciones de todos y cada uno de los botones del periférico. Sin duda, el punto fuerte es la posibilidad de gestionar cada panel lateral de manera individual, como si de tres ratones independientes se tratara, pero también hay que prestar atención a la configuración del sensor. Tenemos la posibilidad de modificar los DPI de cada eje de forma independiente entre 100 y 16.000, así como el ultra-polling y la aceleración.

Por supuesto, la iluminación Chroma también tiene su cuota de protagonismo, con la presencia de efectos de luz predeterminados y la posibilidad de diseñar nuestros propios esquemas visuales.

Por último, gracias a Synapse 3.0 tenemos la posibilidad de calibrar la superficie de uso, gestionar el ahorro de consumo y asociar los diferentes perfiles a videojuegos y aplicaciones para que carguen automáticamente cuando los ejecutemos.

CONCLUSIÓN

En un mercado tan saturado como el de los ratones, Razer ha tirado de ingenio para ofrecernos un ratón innovador, apto para todo tipo de usuarios gracias a las botoneras intercambiables con las que podremos sacar el máximo partido a nuestros videojuegos favoritos, sean del género que sean. A esto debemos sumarle el sensor más potente del mercado y un gran trabajo a nivel de ergonomía, lo que desemboca en un periférico de máxima calidad, totalmente recomendable y que, por si fuera poco, cuenta con un precio bastante asequible de unos 100€, siempre teniendo en cuenta sus espectaculares especificaciones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.