Con el paso de los años, Turtle Beach se ha ganado por mérito propio ser una de las marcas líderes en sistemas de sonido dedicados al gaming. Su catálogo ofrece productos asequibles y otros con los que nos tenemos que rascar más el bolsillo, pero la calidad de todos y cada uno de ellos está fuera de toda duda. En el caso que nos ocupa, hemos tenido la oportunidad de probar los auriculares Turtle Beach Stealth 300 en su edición dedicada a PS4 y PS4 Pro, un headset estéreo que presume de gran autonomía y nitidez en los chats de voz. Vamos a echar un vistazo a todos sus detalles, no sin antes agradecer la cesión del producto para su testeo.

UNBOXING

Los auriculares Turtle Beach Stealth 300 llegan presentados en una caja en la que destacan los colores blanco y azul, la mejor forma para advertirnos de que se trata de un producto pensado para PS4. En la cara frontal podemos ver una imagen del producto, así como el logo de la marca y la referencia a la consola de Sony, mientras que la parte trasera queda reservada para la muestra de sus características principales. En los laterales también podemos ver algunos detalles, destacando el sistema utilizado en las almohadillas para aportar comodidad a los jugadores que utilicen gafas.

Una vez que abrimos el embalaje podemos sacar la base de plástico en la que vienen insertados los auriculares y el cable USB. El hecho de que las almohadillas lleguen acolchadas habla muy bien del mimo con el que Turtle Beach trata a sus productos, sin olvidar que el diseño del plástico hace que estén perfectamente encajados y, por consiguiente, se evite cualquier movimiento extraño que pueda provocar daños inoportunos.

Para completar el pack, tenemos una pequeña bolsa de plástico en la que llega incluida la guía rápida y una pegatina de Turtle Beach.

CARACTERÍSTICAS

Pasamos a conocer el apartado técnico de los Turtle Beach Stealth 300. Este headset cuenta con altavoces de 50 mm con imanes de neodimio y frecuencia de respuesta de 20Hz – 20kHz, y destacan por ofrecer una calidad de sonido excelente para videojuegos, música o cine. Cabe recalcar que en el auricular izquierdo tenemos un botón para cambiar los modos de sonido (EQ Audio Presets), cuatro opciones en las que los bajos son parte fundamental, ya que pasaremos de un modo en el que los bajos son inapreciables a otro en el que dará la sensación de estar asediados por un terremoto. A falta de diferentes modos de audio predefinidos, está claro que estén botón “Mode” es una gran opción para que cada usuario elija la forma en la que prefiere disfrutar del sonido de su consola.

Otro de los puntos fuertes de estos auriculares es el micrófono omnidireccional. Para la ocasión, se ha optado por un micro abatible que se activará cuando lo coloquemos al lado de la boca y se silenciará cuando lo retiremos, con una sensibilidad muy bien ajustada que desemboca en charlas de voz nítidas. En caso de necesidad de modificar el volumen, el auricular izquierdo cuenta con un par de ruedas, una para el volumen general y otra para el micrófono, algo indispensable si queremos un buen balance entre sonido del juego y chat de voz.

Para cerrar este apartado quedaría hablar de la ergonomía. La verdad es que hemos tenido muy buenas sensaciones con estos auriculares, con sesiones de juego muy prolongadas en las que no hemos notado ninguna molestia ni cansancio por el paso del tiempo. La almohadilla de la diadema se adapta perfectamente, lo mismo que las almohadillas acolchadas de los auriculares, muy adaptables y cómodas incluso si utilizamos gafas. El tamaño de los auriculares también es el adecuado para aunar comodidad y capacidad de evitar la entrada de sonidos externos, y si hay que poner una mínima pega, es que en épocas de calor nos harán sudar más de lo normal, algo que podemos obviar si tenemos en cuenta su composición y la sensación ergonómica que aportan.

CONEXIÓN

Como hemos mencionado, el headset Turtle Beach Stealth 300 ofrece una calidad de sonido destacable, pero nos queda hablar de su método de conexión a PS4/PS4 Pro, y aquí es donde algún jugador puede echarse para atrás. El hecho de que este periférico llegue con un cable de carga y cuente con una autonomía de más de 40 horas de juego (datos oficiales) no evita que tengamos que conectarlos mediante el conector jack de 3.5 mm al gamepad. Si este hecho no acaba de convencerte, quizá sí lo haga la posibilidad de utilizar los auriculares en otros sistemas, ya sea PC, Nintendo Switch o incluso smartphones y tablets, lo que aporta un plus de versatilidad sin que la calidad de audio decaiga. Sí, es cierto que unos auriculares inalámbricos siempre van a ser más cómodos, pero también es cierto que el hecho de estar destinados a PlayStation 4 no evita que podamos utilizarlos en cualquier aparato que cuente con entrada jack de 3,5 mm, lo que no deja de ser otro punto a su favor.

CONCLUSIÓN

Con todo lo que hemos podido ver, debe quedar claro que los auriculares Turtle Beach Stealth 300 son una de las mejores opciones dentro del mercado para aquellos que buscan calidad de sonido, nitidez en las charlas de voz y versatilidad. Además, su precio de de 79,99€ está muy bien ajustado para las características que ofrece, así que solo nos queda recomendaros encarecidamente este producto para disfrutar del mejor sonido en vuestra videoconsola.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.