Análisis de Full Metal Furies
Lo mejor
  • Sin duda, jugar en compañía
  • Personajes totalmente diferenciados
  • Múltiples caminos para aumentar la duración.
Lo peor
  • Saltos de dificultad muy elevados en ciertos momentos.
  • Jugarlo solo es divertido, pero nada comparado al multijugador.
89%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
89%

Tras estrenarse por todo lo alto con Rogue Legacy hace ya cuatro años, Cellar Door Games se ha sacado de la manga otro juego que tiene todos los ingredientes para triunfar. Full Metal Furies rescata ese espectacular estilo pixel art visto en su anterior éxito, pero varía el género para que disfrutemos de un beat ‘em up con toques roleros en el que la cooperación se antoja fundamental de cara a superar los numerosos escollos que encontraremos por el camino. Venga, como siempre, un tráiler para calentar motores y vamos con el análisis detallado de Full Metal Furies.

Pixel art, una apuesta segura

Como he mencionado, este título vuelve a apostar por el estilo pixel art que tan buen resultado dio en Rogue Legacy. Ese aspecto clásico no huye de numerosos detalles tanto en los entornos como en el diseño de personajes y enemigos, con una variedad de animaciones que muestran el mimo que Cellar Door Games ha puesto a la hora de crear este videojuego. Para completar un apartado técnico de máximo nivel, encontramos una banda sonora muy cañera que nos acompaña en cada escenario, así como efectos de sonido muy cuidados para aderezar cada movimiento, ataque o acción que llevemos a cabo.

Pasamos a la jugabilidad, el gran punto fuerte de Full Metal Furies. En primer lugar, cabe destacar que contamos con diferentes heroínas a escoger, cada una de ellas con su propio estilo, armamento y ataques especiales. A diferencia de lo que se suele ver en esta clase de juegos, los personajes tienen un rol muy marcado, desde el típico tanque dedicado a soltar mamporros a diestro y siniestro hasta otros destinados al apoyo que tienen en el ataque a distancia su gran punto fuerte. Por si esto fuera poco, cada una de las heroínas cuenta con un árbol de mejora en el que podemos potenciar aspectos como velocidad o salud, además de contar con variaciones en sus armas, con sus pros y sus contras para que el jugador sea quien decida qué elemento se adapta más a su estilo.

De este modo, aumentar el nivel y adquirir mejoras para nuestro personaje es indispensable si queremos progresar, puesto que poco a poco iremos encontrando grupos de enemigos más poblados, más resistentes y con un potencial más y más demoledor, motivo por el que la mejor opción es la de estudiar bien los movimientos que vamos a realizar, los patrones de ataque de los adversarios y, de paso, patear cada escenario de cabo a rabo para encontrar los planos que servirán para desbloquear nuevas habilidades.

Full Metal Furies

Con amigos es más divertido

Sí amigos, Full Metal Furies es uno de esos juegos que, a pesar de ser capaz de enganchar a quienes decidan jugar en solitario, se disfruta el doble en compañía. Ya sea en modo local o en línea, las estrategias que se pueden crear junto a otros jugadores hacen que este juego se desmarque del resto de beat ‘em ups, mucho más en los momentos en los que aparecen ciertos enemigos que solo pueden ser golpeados por un personaje específico, una complicación extra para un juego que ya de por sí es bastante difícil.

En caso de optar por jugar solos, cabe destacar que siempre tendremos que elegir a dos personajes y que podremos intercambiarlos en cualquier momento para aprovechar sus cualidades y, una vez más, para poder dañar a los enemigos que lleguen protegidos por un escudo de color, una forma eficiente de mantener intacta la jugabilidad juguemos de la forma que juguemos.

Como podréis ver, Full Metal Furies es una apuesta diferente, muy divertida y adictiva, y debemos sumar el hecho de que es un videojuego con una duración considerable, siempre teniendo en cuenta el género al que nos referimos. Si nuestra idea es la de conseguir absolutamente todo y sembrar el caos en todos y cada uno de los niveles, nos iremos fácilmente a las 15-20 horas, y a su favor cuenta el hecho de que, dependiendo del personaje elegido y de las habilidades que utilicemos, siempre podremos vivir una experiencia única y totalmente diferente a la anterior.

Conclusión

En definitiva, Full Metal Furies se presenta como un juego totalmente adictivo, indispensable en las reuniones familiares o de amigos en las que se pretenda disfrutar de una obra frenética desde el primer minuto y que sea capaz de transportarnos al pasado sin dejar de lado los avances actuales y esa personalidad que siempre se le pide a un gran juego. Si sois de los que disfrutasteis como enanos en su día con Castle Crashers, no tengáis duda de que Full Metal Furies será de vuestro agrado. Vamos, que estáis tardado en acceder a la tienda de Steam para haceros con esta nueva joya de Cellar Door Games.

Full Metal Furies

Ficha técnica de Full Metal Furies

  • Desarrollador: Cellar Door Games
  • Distribuidor: Digital
  • Plataformas: PC, Xbox One
  • Fecha de lanzamiento: 17/01/2018
  • Género: Beat ‘em up
  • Modos: Un jugador, multijugador
  • Idioma: Castellano
  • Web oficial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.