Simplicidad es una palabra que se utiliza, normalmente, para definir un videojuego flojo o con falta de profundidad. Hollow Knight prueba que la simplicidad es algo que los desarrolladores deberían esforzarse por conseguir, es el arte de refinar quitando aquello que no es necesario para centrarse en lo verdaderamente esencial del sistema de tu videojuego: ya sea la música, el combate, la historia, etc.

Muy a menudo, crear un sistema simple que eleve la experiencia del videojuego es la parte más complicada para los creadores. En los videojuegos simples cada sistema tiene que ser perfecto, ya que al sustentarse de muy pocas mecánicas no hay nada con lo que ocultarlo detrás. Hollow Knight es uno de esos videojuegos capaces de demostrar este inusual logro.

Ilustración realizada por Loracia-art

La sutileza en sus mecánicas

Al comenzar una nueva partida en Hollow Knight, dispones tan solo de unas cuantas opciones: una simple espada que ataca en cuatro direcciones, un salto, y una poción que se rellena en base a un recurso llamado «almas». Tres herramientas y eso es todo, no puede ser más simple que eso. Pero hay ciertas sutilezas en cada mecánica, empezando por la espada.

La espada puede ser utilizada mientras se está en el aire en cualquier dirección y no debe ser spameada sin sentido contra ningún tipo de enemigo. Cada enemigo tiene su set de movimientos y cambios de ritmo, si a esto le sumamos la ausencia de espacios de invencibilidad al golpear con ataques básicos, cada golpe ha de darse en el momento oportuno para no recibir daño.

La fluidez conseguida por un sistema que contiene un simple botón de ataque te hace sentir en control de las situaciones y responsable del uso de este ataque, especialmente considerando la falta de ninguna habilidad de guardia o escudo en Hollow Knight.

El salto es otra simple herramienta con el pequeño detalle de que la presión lo hace más elegante. Cuanto más tiempo presiones el botón del salto, más alto saltarás. Parece que no es nada especial sobre el papel, pero esta simple mecánica te permite no solo ajustar tu trayectoria mientras estás en el aire, sino también tu aceleración.

En el Super Mario original, aquel de 1985, los jugadores pueden hacer ajustes de su dirección cuando están en el aire, pero no pueden controlar la distancia porque el botón de salto era completamente binario. Añadir una mecánica de presión permite a Hollow Knight utilizar movimientos para enemigos más interesantes y hacerlos más impredecibles porque sabe que puede desafiarte. Hollow Knight sabe que, al llegar al enfrentamiento contra el Caballero Vigía, los jugadores van a aprender que pueden esquivar su ataque regulando la presión con la que pulsan el botón de salto mientras que están en el aire, un simple herramienta que permite una experiencia de juego más única e interesante.

El sistema de poción en Hollow Knight es igualmente brillante y simple, y está diseñado de nuevo con un pequeño truco para hacer que la conocida fórmula marque una diferencia. En los típicos metroidvania, cuando usas una poción la respuesta es inmediata, ya sea rellenando la vida de golpe o a lo largo del tiempo. Pero en Hollow Knight las pociones requieren que mantengas presionado el botón por un breve momento de tiempo antes de que se produzca el efecto. Esto tiene dos consecuencias: la primera es que este simple sistema añade a la sanación del videojuego un componente más estratégico y tenso porque existe una ventana de exposición con la que los jugadores han de lidiar; la segunda alienta a la precisión, ya que existe un pequeño margen de tiempo desde que se empieza a pulsar el botón y el momento en el que verdaderamente se lanza el hechizo.

También existe un retraso similar después de ser golpeado por un enemigo, al aterrizar de un salto o cuando te aturden, siempre en situaciones en las que estés probablemente pensando en utilizar una poción. Los jugadores no pueden spamear los controles por miedo a colapsar estas dos ventanas de exposición, la carga de la poción puede no haber comenzado si se ha registrado su uso demasiado pronto. Es una pequeña sutileza que premia de nuevo el uso correcto del timing para sanarse en una pelea.

Muchos jugadores encontrarán momentos de seguridad durante los encuentros para contrarrestar estas limitaciones, pero a la vez estas ventanas de exposición se harán cada vez más pequeñas a lo largo del videojuego.

Ilustración realizada por Loracia-art

La sencillez de su mundo

La progresión es también un área donde Hollow Knight hace un gran uso de la simplicidad. En un mundo en el que la mayoría de desarrolladores sienten que han de servir en bandeja todo su contenido por miedo a que los jugadores pierdan el interés, Hollow Knight, más bien, desmigaja su contenido enseñándote habilidades y herramientas a lo largo de toda la aventura. Una vez más, esta sencilla técnica encaja perfectamente con un videojuego de este estilo.

Este sistema de progresión permite a Team Cherry crear zonas inaccesibles en las diferentes áreas a las que los jugadores tendrán que volver una vez desbloqueada cierta habilidad o herramienta. No hay nada peor en un metroidvania que morir y tener que comenzar desde la zona de inicial, una y otra vez, para alcanzar de nuevo la zona donde deberías estar. Es un problema que tiene el género, solo que en Hollow Knight existen senderos secretos que nos harán los caminos de vuelta más sencillos cuando descubramos las herramientas apropiadas. Esto también ayuda al combate haciendo desaparecer esa sensación de backtracking en los enfrentamientos que tanto odiamos.

Otro pequeño giro ha sido también implementado en Hollow Knight para romper esta sensación de repetición. Después de haber completado una de las áreas del videojuego o de haber conseguido uno de los poderes finales, el área original se transforma en una área infectada. Versiones más poderosas de enemigos infectados reaparecen, y esto no solo ayuda a que la narrativa siga adelante demostrando lo peligrosa que es la infección, sino que sirve para combatir con la repetición de un área que te has recorrido ya montones de veces.

Cierto es que no es un sistema perfecto y que la mayoría de las veces no consigue apenas aliviar esa sensación de repetición y redundancia que forma parte de este tipo de videojuegos, pero es la aproximación más sólida hasta el momento.

El mundo de Hollow Knight hace un montón de cosas geniales con muy poquito. Si escuchas con la suficiente atención, la mayoría de las piezas musicales son, además de preciosas, simples piezas de violín, piano y armonías, todo composiciones bastante sencillas con la superposición de melodías menores y mayores que crean esas sensaciones de frialdad y calidez, encantador pero escalofriante, triste pero juguetón.

La interfaz de Hollow Knight es también simple y minimalista, así como lo es el uso de su luz. A diferencia de otros juegos que utilizan una excesiva iluminación o luces artificiales, muchas de las luces en Hollow Knight son muy naturales y se expanden para crear desenfoques de cámara, o la simple luminiscencia de tu personaje que realmente aporta toda la luz que necesitas y acentúa el contraste entre luz y oscuridad.

Y por último, la gran y sencilla dirección artística que no solo nos brinda una estética visual con muy poca pretensión que solo busca resaltar la sencillez de su título, sino que decide finalizar sin el uso de ninguna palabra. Sin duda, la manera más apropiada para concluir de la forma más modesta posible un título como este.

Ilustración realizada por Loracia-art

Una simple despedida

Los videojuegos sencillos no pueden esconder nada, todos sus elementos han de brillar porque son tan escasos. Espero que Hollow Knight sea el videojuego que personifique este ideal.

Claro está que no es un videojuego perfecto, algunos de sus mapas son demasiado complicados, por lo que la sensación del backtracking se vuelve un verdadero problema para los más completistas. Otros muchos pueden abandonarlo por la ausencia de puntos de viaje en el enorme mapeado. Y otros quizá lamenten la falta de flexibilidad en su sistema de amuletos, ya que la mayoría de los amuletos de utilidad no se usan en comparación al poder que te brindan los más fuertes.

Pero en conjunto, Hollow Knight es un videojuego maravilloso que lleva la palabra sencillez al corazón.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.