Parece que los juegos ambientados en el espacio está de moda en los últimos tiempos, una tendencia a la que se han querido abonar los suecos Orch Star Studios con su RTS Orch Star. Destinado en un principio para la realidad virtual, este juego de estrategia también ha llegado a las bibliotecas de los jugadores que no dispongan de Oculus Rift o HTC Vive, una propuesta que nos invita a conquistar un universo en el que humanos, orcos y elfos tratan de tomar el mando. ¿Seremos capaces de cumplir con nuestros objetivos? Puede ser, pero lo que sí he conseguido es sacar los aspectos más relevantes de Orch Star para que lo conozcáis mejor. ¡Despegamos!

Atiende al tutorial, novato

En primer lugar, quiero dejar claro que Orch Star todavía se encuentra en la plataforma de Acceso Anticipado de Steam, y a pesar de que los desarrolladores informan que el juego se encuentra en una fase beta temprana, su lanzamiento está previsto para el primer cuarto de 2018, de modo que no deberíamos tardar demasiado en contar con todas sus características. Mientras tanto, podemos disfrutar de un modo Campaña compuesto por 12 misiones tan variadas como complicadas. El tutorial inicial nos ayuda a interiorizar los conceptos básicos, ya sea a la hora de surcar el espacio como de crear las diferentes unidades disponibles, un primer paso hacia un autoaprendizaje casi obligatorio debido a los problemas que se nos presentarán poco a poco.

A diferencia de otras propuestas de este género, en Orch Star no hay cabida para una estrategia tan simple como la de generar unidades y mandarlas en pelotón para aniquilar al enemigo. Sin duda, esa decisión acabará en desastre, de modo que la inteligencia y la habilidad del jugador para la resolución de problemas en tiempo reducido será crucial. Tan importante es montar un buen entramado defensivo como preparar un escuadrón de ataque compensado y capaz de debilitar las defensas enemigas, embestidas en las que no hay margen para fisuras y en las que tendremos que estar pendientes se las posibles represalias enemigas, de ahí que sea fundamental tener bien cubierta nuestra base de operaciones.

Orch Star

Nave Perezosa llamando a Houston

Eso sí, no es oro todo lo que reluce, y es que Orch Star cuenta con ciertos aspectos todavía mejorables. El hecho de que se encuentre en Early Access impide que sea demasiado crítico con detalles que todavía tienen margen de mejora, pero no cabe duda de que la velocidad de movimientos en este juego es demasiado lenta, y en ocasiones en las que la derrota parece cercana, lo cierto es que puede sacar de quicio a más de uno, un servidor incluido. Además, hay que pensar detenidamente los asteroides que pensamos abordar, ya que, una vez fijado el destino, no tenemos opción de dar la vuelta, y un movimiento en falso puede dar al traste con una estrategia bien llevada desde el principio. Corregir la marcha es una práctica habitual en los RTS, pero en este caso parece que los cambios de rumbo se estilan.

A pesar de ese ritmo lento, insisto en que la toma de decisiones debe ser ágil, puesto que esperar demasiado sin hacer nada de provecho se traduce en tiempo que la IA invertirá en potenciar su flota y arrasarnos sin miramientos. De este modo, lo más recomendable es comenzar con el modo Escaramuza o incluso con el Multijugador, interiorizar todas las opciones que Orch Star permite desarrollar al jugador y, una vez dominada su jugabilidad, demostrar en la Campaña que estamos capacitados para dominar el universo.

Orch Star

Conclusión

En definitiva, Orch Star es uno de esos RTS que ponen a prueba la habilidad del jugador, además de su paciencia, puesto que el transcurso pausado de sus misiones hace que debamos ser muy precisos en las decisiones que tomamos para no ser carne de cañón. Como digo, todavía hay aspectos mejorables, pero las continuas actualizaciones que Orch Star viene recibiendo están ayudando para forjar un juego de estrategia en tiempo real bastante curioso y muy llamativo para aquellos que se lo pasan en grande surcando el espacio y dominando terrenos inhóspitos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.