Vivimos en una época en la que el mundo del fútbol tiene a las sagas FIFA y Pro Evolution Soccer como máximos exponentes en lo que a los videojuegos se refiere. Desde hace años, las desarrolladoras no parecen tener especial interés en discutir el reinado de estas dos gigantescas franquicias, pero sí existe una nueva oleada de videojuegos de fútbol enfocados a la vertiente arcade, esa que triunfó a finales de los 80 y los 90. Los más nostálgicos recordarán series como Super Sidekicks, Virtua Striker o Sensible Soccer, y precisamente ha sido Jon Hare, creador de Sensible Soccer, quien ha ofrecido toda su sabiduría para el desarrollo de Sociable Soccer, una nueva propuesta por la diversión que actualmente se encuentra dentro del programa de Acceso Anticipado de Steam.

Para modernos y clásicos

Empiezo este repaso con el apartado técnico de Sociable Soccer, uno de sus puntos fuertes. El estudio Combo Breaker ha optado por las tres dimensiones para esta obra, con unos diseños totalmente desenfadados que ya dejan entrever que el objetivo es, ante todo, divertir al usuario. Sorprende el diminuto tamaño del terreno de juego en comparación con lo grandes que se ven los jugadores, pero no toméis esto como algo negativo, todo lo contrario; esta elección fomenta que estemos en un coast-to-coast constante, por lo que la relajación es inexistente en el transcurso de cada encuentro.

Otro puntazo es la posibilidad de elegir entre la vista horizontal o vertical. Por defecto, los partidos tendrán la vista horizontal ya establecida en los juegos de fútbol desde hace años, pero los más nostálgicos podrán seleccionar la vista vertical, llamada “Vista 2D” para la ocasión, en caso de querer rememorar la época de juegos tan míticos como el fantástico World Cup Italia 90 de Mega Drive o los Kick Off.

Eso sí, hay algo que me ha dejado con el culo torcido, y supongo que lo mismo le pasará a todos aquellos que hayan probado Sociable Soccer. Resulta sorprendente que se haya optado por dotar de cierta simulación a algunos aspectos del juego, una forma de erradicar conceptos que parecen fundamentales en todo gran arcade de fútbol. Por un lado, la velocidad del juego es algo lenta, debido a que se intenta fomentar el juego de toque en vez del juego directo a base de melonazos. Y esto es lo menos grave, puesto que lo más sangrante es que los jugadores no se atraviesan entre sí. Me explico. Como bien recordaréis, el método para robar el balón al rival era interceptar su carrera, de modo que el balón siempre quedaba en los pies del jugador que se empotraba contra el que lo manejaba previamente. En Sociable Soccer, chocarse contra el poseedor del esférico no suele surtir efecto, de modo que todo depende de realizar entradas para robarles el balón. ¿El problema? Que el cambio de jugadores es automático, normalmente nos asignan jugadores que parten en posiciones adelantadas y no nos queda otro remedio de hacer entradas por detrás que desembocan con cierta regularidad en faltas con tarjeta amarilla (o roja).

Sociable Soccer

En todo caso, este hecho no echa por tierra todo lo demás, simplemente es encontrar la situación idónea para realizar la intercepción en vez de realizar entradas como un loco, eso sin olvidar la posibilidad de adelantarse a los movimientos del rival y apareciendo en la zona hacia la que se dirige el balón, aunque debemos tener la suerte de que el jugador deseado se active para controlarlo.

Para cerrar este repaso a la jugabilidad, cabe destacar el aire retro en los disparos a puerta. Podemos tirar un misil a portería que el portero puede atrapar el balón sin problemas, mientras que el tiro más inocente puede acabar en cantada del arquero o en un rechace que aprovecharemos para empujar el balón al fondo de la red. Vaya, eso de tirar a puerta y esperar el rechace es algo muy típico en los arcade de fútbol, incluso indispensable, y en Sociable Soccer se lleva a rajatabla.

Deiqo Cosfe, Ronelbo, Mbaqqa y companía

Como he dicho, el juego todavía se encuentra en Steam Early Access, pero eso no evita la presencia de un buen número de modos de juego, campeonatos y ligas, además de un listado de equipos descomunal. Según los datos oficiales de Combo Breaker, contamos con un catálogo de más de 1000 equipos y selecciones y más de 30.000 jugadores con los que disfrutar de partidas individuales o en compañía a través de ligas y torneos nacionales e internacionales y el denominado Boss Mode, un reto la mar de llamativo que nos invita a superar una serie de torneos en los que el equipo que manejamos y los rivales irán aumentando en calidad, así como la cantidad de partidos consecutivos que necesitaremos ganar para subir de nivel.

En definitiva, Sociable Soccer apunta muy buenas maneras y podría convertirse en todo un referente en lo que a los arcade de fútbol se refiere. Sin duda, la mano de Jon Hare ayuda a lograr esa capacidad de divertir desde el pitido inicial, y a pesar de que en los primeros partidos costará un poco adaptarnos, sobre todo para aquellos que dedicamos un número de horas a simuladores, ya sea FIFA o PES, no tardaremos demasiado en acostumbrarnos a su estilo y a celebrar un gol tras otro. Ah, y que no se me olvide: que aparezcan nombres falsos es la crema. Anda que no mola coger a España y anotar con Morefa a pase de Jorbe Alde…

Sociable Soccer

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.