Las Navidades se acercan, un momento ideal para comprar o regalar videojuegos. Como es habitual, los usuarios de Steam esperan esas grandes ofertas con las que conseguir juegos de primerísimo nivel, pero su catálogo es muy extenso y siempre podemos encontrar joyas independientes y, por supuesto, obras desarrolladas por estudios españoles para apoyar el crecimiento de un sector cada vez más arraigado en nuestro país. En este último caso, una de las opciones que tenemos a nuestra disposición es Supersonic Tank Cats, videojuego que lleva la firma de Molegato y que, por el momento, se encuentra dentro de Steam Early Access.

Desde que hiciera su aparición en Steam allá por el mes de septiembre, Supersonic Tank Cats ha ido recibiendo continuas actualizaciones para mejorar tanto su apartado gráfico como su abanico de posibilidades a nivel jugable. Como es habitual en los juegos estilo Mario Kart o Crash Team Racing, encontramos escenarios repletos de colorido, con una ampliación periódica de detalles que, poco a poco, va dejando atrás la sensación de vacío de las primeras versiones. Eso sí, los gatos corredores son el centro de atención de este juego, una selección de ocho simpáticos felinos, cada uno de ellos con su propio vehículo y características, que recorren los circuitos con una sensación de velocidad bastante destacable y, al igual que sucede con los escenarios, con un diseño cada vez más refinado. El margen de mejora aún es amplio, y como acostumbramos a hacer, no vamos a dar palos a una versión que todavía se encuentra en Acceso Anticipado, pero sí esperamos nuevas actualizaciones para que su aspecto visual sea capaz de enganchar a todos aquellos que busquen un videojuego llamativo dentro de este género.

El apartado técnico se completa con una banda sonora que acompaña a la perfección a esos escenarios de fantasía, quizá un tanto repetitiva para nuestro gusto, y unos efectos de sonido que cumplen con su cometido, sin llegar a un cierto nivel de excelencia pero sin errores de bulto.

Cat & Furious

Pasamos a la jugabilidad, el punto fuerte de Supersonic Tank Cats. Molegato ha apostado por la sencillez a la hora de manejar a cada uno de los gatos, un esquema de control sencillo para los más pequeños de la casa y de fácil adaptación para todos aquellos más veteranos en este tipo de videojuegos. Acelerar, frenar, derrapar para coger impulso y el lanzamiento de items serán las únicas acciones que llevaremos a cabo mientras surcamos cada circuito, y dependiendo del personaje que elijamos, tendremos estadísticas más enfocadas en la velocidad pura y dura, otras centradas en el control del vehículo y, cómo no, personajes cuyas valoraciones serán perfectas para iniciarnos gracias al buen balance de control y velocidad.

Por supuesto, los power-ups hacen acto de presencia, una selección que por ahora es un tanto reducida y que tiene como mayor inconveniente su aparición aleatoria independientemente de la posición que ocupemos. Una vez más, esperamos que en posteriores actualizaciones haya un mayor balance en este sentido, puesto que el hecho de ir primeros y conseguir armas de disparo frontal continuamente, o ir a la zaga y ser obsequiados con minas, termina afectando en la jugabilidad, ese hándicap que siempre aparece en este género para que las carreras sean lo más igualadas posibles.

Supersonic Tank Cats

En cuanto a la selección de modos de juego, Supersonic Tank Cats dispone actualmente de cinco opciones, con el modo Grand Prix como estrella del catálogo. No hay mayor misterio: campeonatos frente a oponentes controlados por la IA que van aumentando de dificultad a medida que avanzamos, tanto por la oposición de los contrincantes como por el diseño cada vez más enrevesado de los circuitos, una curva de dificultad bien llevada y que, en todo caso, no llegará a desesperarnos en ningún momento, pero sí a obligarnos a ser muy competitivos si queremos pasar la bandera a cuadros en primera posición.

No nos olvidamos del modo multijugador a pantalla partida, algo que poco a poco va quedando en el olvido y que se agradece enormemente de cara a disfrutar de carreras en compañía, sobre todo en videojuegos de carreras en los que los piques con amigos y las risas deben estar aseguradas, mucho más habiendo minas, cohetes y otros power-ups con los que cambiar el signo de una carrera que podría parecer resuelta.

Conclusión

En definitiva, Supersonic Tank Cats tiene madera como para llegar a ser un título a tener en cuenta dentro de este género que tanto juego puede dar en fechas en las que las reuniones familiares están a la orden del día. A pesar de que todavía necesita bastantes retoques, las actualizaciones lanzadas hasta el momento han ido aumentando su calidad hasta el punto de que sea inevitable pensar que, cuando llegue el momento del lanzamiento del juego completo, podríamos disfrutar de una propuesta bastante atractiva dentro de un género que ha basado su éxito en las consolas y que busca hacerse un hueco en PC.

Supersonic Tank Cats

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.