Bien es sabido que Capcom triunfaba en los recreativos en los años noventa, pero fue justo a finales de los ochenta, concretamente en el año 1989, cuando se sacó de la manga un juego que se convirtió en una obra de culto, con personajes que no se quedarían nunca en el olvido. Ese videojuego es Final Fight, un beat ‘em up que vamos a repasar de arriba a abajo, así como a las posteriores ediciones de la saga.

Un alcalde, un guaperas y un ninja contra Mad Gear

Para ser sinceros, la trama de Final Fight no era la panacea, pero tenía lo necesario para meternos en situación y que nuestros tres protagonistas se liarán a hostias con media ciudad de Metro City. El alcalde de la ciudad y antiguo campeón de lucha libre, Mike Haggar, recibe una misteriosa llamada en la que le informan de que su querida hija Jessica ha sido secuestrada.

Final FIghtHaggar se pone en acción, y como antiguo campeón de lucha libre, decide toma cartas en el asunto y llama a dos conocidos de la infancia de su hija; Guy y Cody Travers. Este trío de defensores del bien hará todo lo posible para rescatar a su amiga, y ya de paso, acabar de una vez por todas con los criminales que aterrorizan la ciudad. Conozcamos un poco mejor a los tres protagonistas de Final Fight.

Mike Haggar. Qué más puede pedir una ciudad que un antiguo luchador mire por el bien de los contribuyentes, ya sea con sus habilidades políticas o liándose a mamporros si la situación lo requiere. Su estilo de lucha se basa en golpes fuertes, planchas, ataques cargados y llaves de lucha libre, y es el único capaz de estampar a los enemigos contra el suelo. Es el protagonista más lento de los tres, pero el más contundente.

Cody Travers. Pasamos al guaperas del grupo, un tipo rubio, joven y atlético que suelta galletas como panes, el novio que todos los padres quieren para su hija, vaya. Además de amigo de la infancia de Jessica, Cody es su actual pareja, un motivo de peso para ayudar a Haggar en su cometido de rescatarla. Su estilo de combate esta basado en el boxeo y técnicas de lucha callejera, su velocidad es normal tanto en golpes y agarres, por lo que sería el típico personaje balanceado apto para las primeras partidas.

Guy. Japónes, experto en artes marciales y ninja, ahí es nada. El sucesor número 39 del estilo Bushin Ryu Ninjutsu viajó a Estados Unidos para participar en combates reales después de tantos años de duro entrenamiento, y al residir en Metro City, termina entablando amistad con Cody y Haggar. Cuando Mad Gear secuestra a Jessica no se lo piensa dos veces y se une a ellos para ir a rescatarla. Sin lugar a dudas, hablamos del protagonista más rápido y ágil de los tres, con combinaciones de golpes raudas y veloces que hacen de él una máquina letal para hacer papilla a los enemigos que salgan a su paso.

Mad Gear. Organización criminal y antagonista del juego. Sus miembros más destacables son Rolento, Sodom y Belger, su líder.

Final FIght

Cuando la ensalada de hostias era el primer plato.

Capcom lo tuvo claro a la hora de desarrollar un beat ‘em up como la copa de un pino, y es evidente que con Final Fight dieron en la tecla. Si bien es cierto que su jugabilidad ya estaba inventada, la sencillez para ejecutar cada movimiento hizo que se contaran por miles los jugadores que no dudaron en tratar de rescatar a Jessica de las garras de Mad Gear.

Tan solo usaríamos tres botones de acción en todo el juego: uno para golpear, otro para saltar y el tercero para zafarnos de las llaves de los enemigos, una acción tan útil como poco utilizada. Además, si pulsábamos a la vez el botón de golpear y el de saltar podíamos ejecutar la “magia” de cada personaje, movimientos devastadores en 360º capaces de limpiar la pantalla de enemigos. Eso sí, para evitar su uso excesivo, un porcentaje de nuestra barra de vida descendía al ser utilizado, de modo que había que seleccionar el momento perfecto para ejecutarlo.

Toda esa vida pérdida, ya fuera a base de usar nuestro ataque especial o por los palos recibidos por los incontables enemigos, podía ser restaurada con unas raciones de comida de dudosa salubridad. ¿A quién se le ocurriría pegar una patada a un bidón de basura y comer los restos que aparecieran? Pues a nuestros amigos, y bien que les sentaban, ya que los estofados, ensaladas, pizzas o piñas servían para restaurar la salud y tener más opciones de continuar con la partida. Además de comida, también podíamos recoger algunas armas repartidas por el suelo o escondidas en bidones o cajas de madera. Tuberías o cuchillos se convertían en armas letales en nuestras manos, e incluso Cody era capaz de utilizar estos últimos cuerpo a cuerpo, mientras que Guy y Haggar se limitaban a lanzarlos.

Además de esa jugabilidad a prueba de balas, cabe destacar que Capcom acertó con el apartado visual gracias a unos sprites que hacían que tanto nuestros protagonistas como los enemigos se vieran enormes, algo inusual para la época y el género. Por supuesto, esa atracción visual también se trasladaba a los escenarios de Metro City que visitábamos, seis fases compuestas por los suburbios de la ciudad, el metro y el parque, la zona oeste, un polígono industrial, la bahía de Metro City y el rascacielos en el que nos esperaba el líder de Mad Gear, localización en la que pondríamos punto y final a nuestra confrontación.

Final FIght

Conclusiones, continuaciones, spinoffs y el legado de Final Fight en la actualidad

Final Fight marcó un antes y un después en el género y en las salas recreativas, donde fue un auténtico rey. Aparte de salones arcade, el juego también llegó a consolas, con resultados bastante variados. La edición de Super Nintendo era muy diferente a lo que esperábamos, en primer lugar porque Guy no aparecía como personaje seleccionable, sin olvidar que el modo cooperativo para dos jugadores desaparecía. ¿Qué sentido tenía no poder jugarlo a dobles con nuestro amigo de la infancia o nuestro vecino y echarnos unos dobles? Ninguno, está claro.

Ojo, que el cúmulo de despropósitos no quedó ahí. Posteriormente, Nintendo pensó que sería buena idea lanzar el llamado Final Fight Guy, versión en la que estaba incluido Guy pero en la que nos quitaban a Cody. Por supuesto, esta versión seguía siendo para un solo jugador, de modo que quedó patente el poco tacto con el que Nintendo trató a una licencia por la que había pagado un pastizal para quedarse con la exclusividad. ¿Estupefacientes? ¿Pizzas del cubo de la basura? Quién sabe lo que se metieron para el cuerpo…

El hecho de que Nintendo contara con la exclusividad de Final Fight no hizo que SEGA cediera, y también ofreció a los usuarios de Mega Drive una conversión creada por ellos mismos, todo con el permiso de Capcom. Si bien es cierto que no logró las buenas cifras de ventas que en Super Nintendo, la llegada dos años después de Final Fight CD sí supo convencer a los usuarios gracias al añadido de algunos modos extras como un time attack, tres nuevas fases, una nueva intro y una banda sonora que superaba a la original.

Mención especial a Mighty Final Fight, edición para NES que poco o nada tenía que ver con el original, solo nombre y personajes. El diseño contaba con aspecto super deformed, lo que no impidió que disfrutáramos de un buen beat ‘em up.

Posteriormente, Final Fight tuvo dos secuelas. La primera de ellas no es que pasara sin pena ni gloria por SNES, es que directamente era un insulto para los jugadores y para la saga. Por suerte, Capcom se redimió con la tercera entrega y cerró la saga con una obra que deberíais probar.

Como era de esperar, una saga tan exitosa perduró en el tiempo gracias a diferentes ports y spinoffs para las consolas que fueron apareciendo posteriormente en el mercado. Final Fight One para GameBoy Advance nos ofrecía una experiencia idéntica a la experimentada en las recreativas, mientras que Final Fight Double Impact para PS3 y Xbox 360 tenía el atractivo de poder jugar online, además llegar acompañado por Magic Sword, otro clásico de Capcom.

Anteriormente, Capcom intentó hacerle un sitio a la saga dentro de los juegos de lucha con Final Fight Revenge, un título que pasó desapercibido por el catálogo de SEGA Saturn. Tampoco acertaron con Final Fight Streetwise, lanzado en PlayStation 2 y Xbox y en el que controlábamos al hermano de Cody. La libertad de movimientos o los gráficos en 3D no fueron suficientes para convencer al público, y mucho menos sus limitaciones técnicas y jugables.

Pero que no parezca que Capcom ha ido dando palos de ciego con la saga Final Fight. Algunos de sus personajes han sido rescatados para distintas sagas, principalmente para Street Fighter. Guy y Sodom se estrenaron en Street Fighter Alpha, mientras que Rolento llegó en Street Fighter Alpha 2 y Cody en Street Fighter Alpha 3. Varios años después, Guy, Cody y Rolento llegaron a Ultra Street Fighter IV junto a Poison y Hugo, y Abigail ha sido el último personaje de Final Fight en llegar a la franquicia insignia de Capcom con su presencia en Street Fighter V.

A pesar de su importancia en la trama de Final Fight, Haggar ha tenido apariciones más discretas como en Muscle Bomber y Muscle Bomber Duo, y años más tarde pudimos manejarle en Marvel vs Capcom.

Como podréis comprobar, el legado de Final Fight sigue intacto, con presencia muy importante de protagonistas y enemigos en diferentes sagas de éxito, lo que evidencia su buena salud y el poco daño que ha hecho el paso de los años. Eso sí, esperemos que Capcom no se aventure a lanzar una nueva edición de Final Fight; sigamos disfrutando del clásico como si fuera el primer día, no sea que nos saquen un juego en formato episódico o con personajes desbloqueables mediante DLC…

Ficha técnica de Final Fight

  • Desarrollador: Capcom
  • Distribuidor: Capcom
  • Plataformas: Arcade (original)
  • Fecha de lanzamiento: Diciembre 1989
  • Género: Beat ‘em up
  • Modos: Un jugador, multijugador local
  • Idioma: Inglés
  • Web oficial

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.